Skip to Main Content

El Cielo cae a Pedazos

Pin it

El Cielo cae a Pedazos

Investigadores de la NASA analizan antiguos datos sísmicos del Apolo para determinar los efectos del impacto de meteoritos lunares

NASA

Enlace para la versión en audioEscuche esta historia, ya sea vía transmisión continua de audio o descargando este archivo de audio a su computador. O bien haga un clic aquí para obtener ayuda.

Abril 28, 2006: En la Luna, el cielo se está cayendo.

see caption"Cada día, más de una tonelada métrica de meteoritos golpea la Luna", afirma Bill Cooke de la Oficina del Medio Ambiente sobre Meteoritos del Centro Marshall para Vuelos Espaciales. Literalmente se caen del cielo, en todas las formas y tamaños, desde motas de polvo de cometa a asteroides verdaderos, que viajan hasta 161.000 kilómetros (cien mil millas) por hora. Y cuando golpean, no se desintegran en la atmósfera de un modo inofensivo como ocurriría en la Tierra. En la Luna sin atmósfera, los meteoritos golpean el suelo.

Derecha: La superficie de la Luna está salpicada de cráteres de impacto. [Más Información]

Los astronautas del Apolo no se preocuparon nunca de estos proyectiles. La Luna tiene un área de superficie aproximadamente similar al continente de África. "Si extiendes los impactos sobre un amplio terreno, la probabilidad de ser golpeado es muy baja", dice Cooke. El hecho de que los astronautas no estuvieron mucho tiempo expuestos, también ayudó: Sumando todas las misiones del Apolo juntas, estuvieron en la superficie lunar menos de dos semanas. "Las probabilidades de ser golpeados durante tan corto período de tiempo fueron de nuevo muy bajas".

Imagen de Subscripción
Anótese aquí para recibir nuestro servicio de ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENTÍFICAS

Pero ¿y la próxima vez? De acuerdo con la Visión para la Exploración Espacial, la NASA estará enviando astronautas de regreso a la Luna para quedarse más tiempo y construir bases más grandes (es decir, objetivos más extensos) de lo que los astronautas del Apolo hicieron. Las probabilidades de que algo valioso sea golpeado aumentarán. ¿Debería la NASA estar preocupada?

Esto es lo que Cooke y la colega del Centro Espacial Marshall, Anne Diekmann están intentando descubrir.

La verdad es que, "realmente no sabemos cuántos meteoritos golpean la Luna cada día", dice. "Nuestras mejores estimaciones provienen del 'Modelo Estándar de Meteoritos', que la NASA usa para evaluar los riesgos de la Estación Espacial y del Transbordador Espacial. "Problema: el Modelo Estándar está basado principalmente en los datos de la Tierra; por ejemplo, observaciones de satélite de los meteoritos que golpean la atmósfera superior de la Tierra y observaciones de meteoritos que vuelan a través del cielo nocturno. "El Modelo Estándar podría no funcionar bien para la Luna".

Para fines lunares, "necesitamos más datos" dice Cooke. Afortunadamente, hay más datos. Provienen del Apolo:

La información sobre la frecuencia y fuerza con que la Luna es golpeada se encuentra en los datos de cuatro sismógrafos colocados en la Luna por las misiones del Apolo 12, 14, 15 y 16 durante 1969-1972. Funcionaron hasta que la NASA los desconectó en 1977. Durante años, los sismógrafos grabaron todas las formas de temblores y sacudidas, incluidos casi 3.000 sismos lunares, 1.700 impactos de meteoritos, y 9 naves espaciales estrelladas a propósito en la Luna. Todos estos datos fueron transmitidos a la Tierra para su análisis.

Arriba: Buzz Aldrin coloca un sismómetro en el Mar de la Tranquilidad. [Más Información]

"Aquí está lo interesante", dice Cooke. "De los 12.000 eventos registrados por los sismómetros, menos de la mitad han sido atribuidos a fenómenos conocidos. Hay miles de temblores causados por... nadie sabe qué".

Tiene una corazonada: "Muchos de ellos podrían ser impactos de meteoritos".

"Los científicos del Apolo eran muy inteligentes", dice Cooke, "pero no tuvieron la ventaja de los computadores modernos. Nosotros sí." Cooke y Diekmann están ahora cargando los antiguos datos sísmicos en computadores del MSFC donde pueden llevar a cabo cálculos digitales a velocidades imposibles hace 30 años, probando rápidamente nuevos algoritmos para descubrir impactos previamente no reconocidos".

Esencial para el análisis son los nueve impactos hechos por el hombre. "La NASA colisionó deliberadamente algunas naves espaciales en la Luna mientras los sismómetros estaban funcionando", explica. "Fueron las fases vacías de ascenso de cuatro módulos lunares (Apolo 12, 14, 15 y 17) y las fases SIV-B de cinco cohetes de Saturno (Apolo 13, 14, 15, 16 y 17)". Las ondas sísmicas indican a los investigadores cómo debe aparecer un impacto.

see caption

Arriba: Onda sísmica grabada cuando el módulo de ascenso lunar Apolo 12 colisionó contra la Luna el 20 de noviembre de 1969. [Ver imagen ampliada]

También, en 1972, un asteroide de 1.100 kilogramos (2.400 libras) golpeó la Luna justo al norte de Mare Nubium, el Mar de las Nubes. Este fue un impacto importante registrado en las cuatro estaciones sísmicas. "Cuando miramos la onda sísmica de ese asteroide", dice Cooke, "vemos que tiene las mismas características que los impactos causados por el hombre —una buena señal de que sabemos lo que estamos haciendo".

Cooke y Diekmann buscarán impactos en las grabaciones sísmicas del Apolo usando como referencia esas ondas conocidas. En teoría, deberían ser capaces de distinguir temblores de objetos tan pequeños como 10 centímetros (4 pulgadas), que pesen tan poco como 1 kilogramo (2,2 libras). "Cuatro pulgadas no parece mucho, pero viajando a velocidades cósmicas, un meteorito de cuatro pulgadas puede causar un cráter tan ancho como un escritorio".

De acuerdo con el Modelo Estándar, tales meteoritos golpean la Luna aproximadamente 400 veces al año —más de una vez al día. (Imagínese un mapa de África clavado con 400 chinchetas). El conjunto de datos sísmicos del Apolo puede analizar esa predicción y muchas otras.

El análisis acaba de empezar. "Esperamos descubrir muchos impactos", dice. Sin embargo, a pesar de los números finales, su trabajo será valioso. "Estamos desarrollando nuevos algoritmos para encontrar impactos de meteoritos en los datos sísmicos". Finalmente, Cooke cree que la próxima generación de sismómetros será colocada en la Luna y en Marte para monitorear los temblores e impactos; y cuando los datos empiecen a surgir, "estaremos preparados".

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips y Dave Dooling
Funcionario Responsable de NASA: John M. Horack
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Curador: Bryan Walls


Relaciones con los Medios: Steve Roy
Traducción al Español: Patricia González / Carlos Román
Editor en Español: Héctor Medina
El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.