Skip to Main Content

Ataque a Tempel 1

Pin it

Ataque a Tempel 1

El 4 de julio, una nave espacial de la NASA abrirá un agujero en el cometa Tempel 1.

NASA

Enlace para la versión en audioEscuche esta historia, ya sea vía transmisión continua de audio o descargando este archivo de audio a su computador. O bien haga un clic aquí para obtener ayuda.

Junio 28, 2005: Durante los últimos cinco mil millones de años de la violenta historia de nuestro planeta, la Tierra ha sido asaltada por los cometas. Estos cuerpos pequeños y sus primos, los asteroides, golpearon a menudo a la Tierra en sus años primigenios, sacudiéndole el cuerpo a nuestro joven mundo. A medida que el sistema solar fue madurando, los impactos fueron cada vez más escasos, pero nunca cesaron. La Tierra ostenta sus cicatrices en forma de cráteres erosionados y de especies extintas.

Este 4 de julio será el día del desquite. Por primera vez en la historia, la Tierra devolverá el golpe.

El arma: una nave espacial de la NASA llamada Deep Impact (Impacto Profundo).

El blanco: un cometa de 15 kilómetros de diámetro llamado Tempel 1.

ver leyenda

Arriba: Concepción artística de Deep Impact. Crédito: Pat Rowlings. [Más información]

Deep Impact lanzará un proyectil de 369 kilogramos hacia el núcleo helado y rocoso del cometa Tempel 1. La colisión a 37.000 kph formará un gran cráter, y Deep Impact observará las etapas de su desarrollo, cuán profundo llegue y cuán ancho se haga. Los investigadores esperan que un penacho de gas y polvo surja del cráter. Deep Impact medirá su composición y registrará los efectos del ascendente penacho sobre la atmósfera del cometa. En total, Deep Impact debería poder observar el nuevo cráter por casi 15 minutos antes que la nave se aleje velozmente, al igual que su presa, para orbitar por siempre alrededor del Sol.

Aquí en la Tierra, los astrónomos aficionados también estarán observando. El cometa resplandece como una estrella de 10ª magnitud y puede ser visto a través de telescopios pequeños. Debería aumentar considerablemente su brillo cuando Deep Impact lo golpee. El penacho del impacto reflejará la luz del Sol, llevando la visibilidad del cometa hasta la 5ª o 6ª magnitud, convirtiéndolo en un objeto débilmente visible a simple vista. El área del Pacífico en la Tierra estará dirigida hacia el cometa en el momento del impacto (0552 UT del 4 de julio; 10:52 PM Hora del Pacífico del 3 de julio); los observadores que estén en Hawai, México y los EE.UU. se verán favorecidos. Haga un clic aquí y aquí para obtener consejos sobre observación.

ver leyendaDerecha: Busque al cometa Tempel 1 cerca de la brillante estrella Spica los días 3 y 4 de julio. [mapa celeste ampliado]

Otras naves espaciales se han acercado a otros cometas. Muy recientemente, en 2004, la nave Stardust se aproximó lo suficiente al cometa Wild 2 como para recoger partículas de polvo de la atmósfera del cometa y traerlas a la Tierra en 2006. Deep Space 1 visitó al cometa Borrelly en 2001; la Giotto y otras naves visitaron al cometa Halley en 1986. Hemos visto como luce desde fuera el oscuro y crujiente núcleo de un cometa. Deep Impact, por primera vez, cavará un agujero a través de la corteza y nos dejará ver su interior.

¿Por qué el cometa Tempel 1? Conocemos más de mil cometas. La elección de éste en particular tiene mucho que ver con su disponibilidad: los planificadores de la misión necesitaban un cometa que fuera relativamente fácil de alcanzar en el momento en que la nave estaba lista para partir. Según el investigador principal Mike A'Hearn de la Universidad de Maryland, Tempel 1 tiene un núcleo grande; el impacto debería crear un cráter, no destrozar al cometa. También, Tempel 1 posee una órbita que permitiría que la nave lo alcanzase con una alta velocidad y sobre el lado que da hacia el Sol, de modo que el impacto estaría iluminado por la luz solar y sería visible desde la Tierra. "Tempel 1 estaba en el lugar correcto en el momento preciso", dice la co-investigadora de misión Lucy McFadden.

Golpear a un cometa resulta satisfactorio, en muchos niveles.

Por un lado, podría salvar a nuestro planeta. El cometa Tempel 1 no está en una trayectoria de colisión con la Tierra, pero supongamos que, un día, los astrónomos encuentran un cometa que si lo esté. ¿Qué clase de proyectil o bomba deberíamos utilizar para desviarlo o destruirlo? Si los cometas se rompen en pedazos peligrosamente grandes cuando se los "toca", multiplicando así los riesgos, entonces el dispararles podría no ser una buena idea. Consideremos a Deep Impact como el primer experimento de protección planetaria.

Por otro lado, revela el verdadero valor de los cometas. ¿Hay "cosas" en el cometa que podamos utilizar? La NASA está planeando enviar nuevamente gente a la Luna hacia 2020, seguida de viajes a Marte y más allá; esta es la Visión para la Exploración Espacial (Vision for Space Exploration) de la NASA. Al final, los cometas podrían servir como estaciones interplanetarias de suministro, proporcionando a los exploradores los materiales básicos que necesiten, en especial agua, que puede ser disgregada en hidrógeno (para combustible de los cohetes) y en oxígeno (para respirar), o simplemente puede ser descongelada y bebida. Deep Impact ayudará a los planificadores a comprender exactamente qué materiales contienen los cometas y cuán difícil puede resultar su extracción.

ver leyendaDerecha: El cometa Tempel 1, visto a través de un telescopio refractor de 10 centímetros. Crédito: Mike Holloway de Van Buren, Arkansas. [imagen ampliada]

Finalmente, Deep Impact nos traslada al comienzo... de todas las cosas. Los impactos son el proceso por el cual se formaron los planetas de nuestro sistema solar. Un gran ejemplo: hace unos 4.500 millones de años un planetoide del tamaño de Marte rozó a la Tierra, desgarrando su corteza y creando un enorme anillo de detritos que duró más o menos un año. Más tarde, muchos de esos detritos chocaron unos con otros formando así un nuevo mundo, al que ahora vemos como la Luna.

Aproximadamente unos quinientos millones de años más tarde, la Tierra y la Luna fueron golpeados en un acto de terror cósmico que no se ha vuelto a repetir desde entonces. Un breve "período de bombardeo pesado" convirtió a la Tierra y a la Luna en un desierto, y cuando miramos a la Luna, vemos los resultados en la forma de enormes cuencas de impacto que forman los ojos y el rostro del Hombre de la Luna. Aún después que ese período amainó, los cometas continuaron cayendo sobre la Tierra, trayendo con ellos los materiales constitutivos de la vida: carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. Si no hubiera habido impactos, según creen algunos científicos, no existiría vida sobre la Tierra.

Y una vez que la vida se formó, el proceso continuó. Al menos una de las grandes extinciones del pasado puede ser atribuída al impacto de un cometa o asteroide hace unos 65 millones de años, que resultó en la extinción del 70% de todas las especies vivas. Llevó también al mayor cambio en la historia de la vida; en lugar de la edad de los reptiles, dio lugar a una edad de los mamíferos. Y de toda esa vida surgió un pequeño grupo de humanos, que se inspiraron para enviar un proyectil de regreso.

Nuestro planeta completó el círculo: prepárense para el Impacto Profundo.